Como crear un tablero de inspiración

Todos en algún punto necesitamos inspiración, con más frecuencia si tu trabajo consiste en ser creativo constantemente, pero incluso si tu vida no depende de lo que pueda imaginar tu cabeza, tener un momento y espacio para desarrollar esa creatividad puede ser de mucha ayuda.

Un tablero de inspiración o mood board en inglés, es una compilación de ideas, imágenes, frases, palabras o cualquier cosa que te inspire. La idea principal es que todos los elementos del mismo este relacionados, pero así como puede ser un tema muy especifico, como el top de tus películas favoritas, puede ser también algo tan amplio como un sentimiento.

 

Originalmente estos tableros de inspiración, como el nombre lo dicta van en espacios específicos, las tablas de corcho son las mas populares y usadas, ya que puedes cambiar todo de lugar las veces que quieras. Sin embargo, el espacio es tú decisión, puede ser en una libreta, en tu agenda, en pinterest, o usarlo para decorar una de las paredes de tu estudio.

 

Escoge tú temática, tú inspiración.

Esta decisión varia  mucho con el espacio que vayas a usar, si quieres algo digital o físico, en la primera las opciones son ilimitadas tanto en recursos como en temáticas, puedes tener y meter cuantas imágenes te gusten, al igual que puedes crear tantos tableros como quieras.

Sin embargo, si quieres llevar esta experiencia a un espacio tangible, te recomiendo que lo hagas en un lugar donde lo puedas ver constantemente, puede ser una pared de tu recamara o un tablero de corcho en tu oficina, lo importante es que tomes en cuenta que estará físicamente en tu espacio y por ello es importante mantener el tema bastante amplio, incluso pueden ser simplemente cosas que te gusten y vayan con tu estilo personal, no te trabes mucho en esto, solo déjalo fluir.

De todo un poco.

Utiliza todo lo que tengas a tu alcance, pueden ser recortes de revistas, dibujos personales, tus prints favoritos, pedazos del papel de regalo que te encanto y no quisiste usar, postales, fotografías, tarjetas, absolutamente todo lo que sientas que puede funcionar en tu pared.

Escoge algunas frases o citas que te gusten y escribelas, con tu propia letra o incluso en computadora para luego imprimirlas, el punto es que haya texto que puedas leer a diario y te de ánimos para el resto del día.


 

Qúe sí y qué no.

Aquí te recomiendo usar la técnica de Mary Kondo, ¿Does this sparks joy? (¿esto te produce felicidad?), porque siempre una vez que empezamos a agarrarle la onda a esto nos volvemos locos y encontramos inspiración hasta en el periódico, no dudo que pueda suceder, pero es importante ser selectivo con las cosas que usaremos.

A modo de acomodo.

Intenta encontrar un balance entre las imágenes, las frases, los dibujos, las fotografías y todo lo que involucra tu Mood Board, puedes enmarcar algunas de las cosas, pegar otras con cinta transparente, otras más con washitapes y una que otra con stickers, lo importante es que al verlo como un conjunto puedas sentir la inspiración que necesitas.

 

El último consejo que te puedo dar, es que te diviertas al hacerlo, no te claves en la perfección, enfócate en crear algo que te produzca felicidad al verlo. Si deseas empezar de lleno a hacer un tablero de inspiración, ingresa el cupón  MOODBOARD para obtener un 20% de descuento en los prints disponibles en la página o si quieres algo personalizado, recuerda que también tenemos en descuento las ilustraciones en acuarela bajo pedido.